Tiburones en el Mediterráneo ?

Sí, de hecho, tenemos unas 47 especies de tiburones en el Mediterráneo, que habitan nuestro mar desde las costas libanesas o egipcias hasta las españolas. Aunque es difícil que te encuentres alguno dándote un baño o buceando, debes saber que nuestras costas son el hábitat de algunas de las clases de tiburones consideradas más peligrosas.

Pero no te equivoques, las pretensiones de este post no son las de crear alarma ni alimentar la mala fama de estos animales, eso se lo dejamos a Steven Spielberg o a Jaume Collet-Serra con su nueva película Infierno Azul, la cual promete volver a sembrar el pánico entre los bañistas y veraneantes. Nosotros daremos una visión objetiva de su papel en nuestro mar.

El gran Tiburón blanco (Carcharodon carcharias) en el Mar Mediterráneo

Pues sí. El tiburón blanco o Carcharodon carcharias se encuentra habitualmente en el Mediterráneo. Su gran tamaño y ferocidad le han hecho encabezar una y otra vez las listas de tiburones más peligrosos. Aun así, la probabilidad de sufrir un ataque mortal de tiburón blanco es muy pequeña. En la costa mediterránea española solo se han producido dos ataques de tiburón (ninguno mortal) entre 1847 y 2012, según el MEDSAF (Mediterranean Shark Attack File). ¡Es más probable que te caiga un rayo! Algún ataque o accidente más sin documentar siempre circula de boca en boca. Pero está claro que nuestro mar Mediterraneo no se puede decir que sea peligroso por la presencia de este escualo.

Su tamaño oscila entre los 4 y 6 metros, aunque se han encontrado ejemplares mayores. Sus potentes aletas le mantienen en constante movimiento para evitar ahogarse y hundirse. En reposo es incapaz de renovar por sí mismo el agua que circula por las branquias. O de controlar su flotabilidad (carece de vejiga natatoria, que haría las funciones de jacket en un buceador).

Tiburón blanco en el Mediterráneo. (Carcharodon carcharias)

Los avistamientos de tiburón blanco en el Mediterráneo han estado históricamente asociados con la presencia de focas monje, tortugas marinas, atún rojo y peces espada, su fuente principal de alimento. También con las áreas en las que el ser humano pesca estas especies. Antiguamente, como la foca monje era una especie común en los alrededores de la Isla de Tabarca, también eran habituales los avistamientos y capturas del gran tiburón blanco. Tristemente, la codicia humana acabó con la última pareja de focas monje de Tabarca el 26 de mayo de 1938, y con la presencia habitual de su depredador, el tiburón blanco. Éste también era presa habitual de los pescadores en la Isla Plana, el mayor tiburón blanco fue capturado en la isla en 1946.

Además, en los ’60 y ’70 se capturaron decenas de tiburones blancos en las aguas de Baleares. Fueron desapareciendo a causa de la pesca de almadraba y las redes de deriva. En 2013 se volvió a tener registro de su presencia en esas aguas, como puedes leer en nuestra noticia. Actualmente, las zonas con más avistamientos de esta clase de tiburones están entre Malta, Túnez y el Canal de Sicilia. En nuestras costas se han llegado a ver rondando las jaulas de acuicultura. ¿Quién se apunta a un buceo con tiburones?

Tiburón Mako o marrajos (Isurus oxirinchus)

El tiburón Mako, marrajo o Isurus oxirinchus es de la misma familia que el tiburón blanco, aunque de menor tamaño. Puede medir hasta 4 metros. Este depredador destaca por la increíble velocidad a la que es capaz de nadar, pudiendo alcanzar los 72 km/h. Se calcula que pueden llegar a velocidades mayores (hasta los 129 km/h), aunque es difícil de comprobar en la práctica.

En este vídeo el marrajo nos hace una demostración de potencia, persiguiendo cebos atados a una embarcación. Para que te hagas una idea ¡no podrías ganar en velocidad al marrajo ni subido en una zodiac!. Además, es capaz de subirse a los barcos: se le ha visto saltando sobre el agua hasta una altura de metros.

Ser considerado uno de los animales más rápidos del océano tiene su precio. Este tiburón necesita consumir diariamente el 3% de su peso, tardando de media dos días en digerirlo.

Los avistamientos del marrajo cerca de la costa son menos frecuentes, puesto que es una especie de hábitos más oceánicos. Aun así, se han dado encuentros en años recientes con esta especie de tiburón en Málaga y Almería.

El Mediterráneo no es precisamente un lugar seguro para el marrajo ya que, esta especie sobreexplotada por su valiosa carne y aletas, ha sido clasificada como en peligro crítico por la IUCN.

Tiburones peregrino (Cetorhinus maximus)

Tiburón peregrino (Cetorhinus maximus) filtrando agua.

El tiburón peregrino o Cetorhinus maximus es el tiburón gigante más pacífico del Mediterráneo. Con sus 10 metros de longitud también es el segundo pez más grande del mundo. Igual que el tiburón ballena (Rhincodon typus), el peregrino es un filtrador que se alimenta de plancton, larvas, crustáceos y huevas de peces. En su caso es difícil que nos hinque los dientes. Un dato interesante es que filtra una cantidad enorme de agua: nada más y nada menos que 2.000 toneladas por hora.

Su presencia está ligada a las zonas con abundancia de alimento. Suelen encontrarse en la superficie durante los meses de verano y otoño, siendo las épocas propicias para avistar tiburones de esta especie. Durante los meses de invierno desaparecen estos tiburones en el Mediterráneo sin dejar rastro. Hasta hace pocos años se creía que hibernaban a gran profundidad, pero recientemente se ha descubierto que migran a escala oceánica hasta aguas del Caribe y las Bahamas, recorriendo autopistas oceánicas entre los 200 y 1000 metros de profundidad.

Lo malo de medir 10 metros es que llama la atención de nuestra especie. El tiburón peregrino es muy apreciado en la industria, ya que de un solo ejemplar se pueden obtener hasta 500 litros de aceite y una tonelada de carne. La sobreexplotación está garantizada, de hecho, la UICN ya la cataloga como especie vulnerable en el Mar Mediterráneo.

Los avistamientos de estos tiburones en el Mediterráneo se producen durante los meses de verano en aguas superficiales y a veces cerca de la costa. Sin ir más lejos, se han dado encuentros en varios puntos de la Costa Blanca, incluyendo Denia (Alicante), hace pocos años.

Tiburón zorro (género Alopias)

Personalmente, uno de nuestros favoritos. El tiburón zorro, perteneciente a género Alopias, es uno de los tiburones en el Mediterráneo más frecuente y también en las costas de España. Destaca sobre todo su larga aleta caudal, que puede representar hasta el 50% de la longitud total del cuerpo. Su tamaño oscila entre los 3 y los 5 metros, aunque hay ejemplares mayores.

Tiburón zorro (género Alopias) en el Mediterráneo.

¿Para qué una cola tan larga? El tiburón zorro la emplea para cazar de dos maneras. Primero golpea la superficie del agua para obligar a los bancos de peces a compactarse. Después golpea a los peces, aturdiéndolos o incluso matándolos, y finalmente los ingiere.

Su relación con los buceadores es pacífica, ya que se considera un tiburón bastante tímido. También es una especie valorada económicamente y sometida a sobrepesca. Su abundancia y biomasa se han reducido más de un 90% en aguas Mediterráneas en los últimos 100 años. Aun así, ha habido avistamientos en las costas de España. No es extraño encontrarlos, al igual que otras clases de tiburones, cerca de las jaulas de acuicultura. Y se han capturado numerosos ejemplares en nuestra zona. Por ejemplo, en años recientes se capturó un tiburón zorro de 7 metros en Guardamar del Segura, y otro más pequeño en Santa Pola como podéis leer en esta noticia.


Más especies famosas de tiburones en el Mediterraneo

Tiburón martillo (Sphyrna mokarran). Fotografía: Gonzalo Barrio.

Aunque no hemos hablado de todas, hay muchas más especies de tiburones en el Mediterráneo que te sonarán seguro. Por ejemplo la cornuda común (o tiburón martillo), el tiburón toro (Carcharias Taurus), el tiburón oceánico de puntas blancas (Carcharinus longimanus), el de puntas negras (Carcharinus melanopterus), o la pintarroja (Scyliorhinus canicula). Esta última nos la encontramos más fácilmente, de hecho, este año hemos podido contemplar dos ejemplares pequeños: uno en Gran Playa (Santa Pola) al atardecer, que con algún tipo de problema andaba a la deriva a muy poca profundidad. Otro mientras realizábamos trabajos en el puerto de Santa Pola, que descansaba sobre el estabilizador de un yate (ver foto abajo).  Puedes acceder a la lista completa de tiburones en el Mediterráneo aquí.

Pintarroja (Scyliorhinus canicula) en el puerto de Santa Pola. Fotografía: Gonzalo Barrio

Esperamos que os haya gustado nuestro articulo de Tiburones en el Mediterráneo. Dejadnos algún comentario, contando vuestras experiencias y avistamientos con estos maravillosos seres que tanto interés, admiración y respeto nos despiertan a todos.

No temas a bañarte en nuestras costas, ya que es mucho más peligroso circular en coche cada día, que bañarte durante toda la vida en el Mar Mediterraneo.